Posts

Aceptar efectivo al comprar bienes favorece el lavado

Experto argentino Juan Marteau destacó las políticas de control en Uruguay.

Hasta mayo de 2017 el abogado argentino Juan Félix Marteau (hoy senior partner del estudio que lleva su apellido) se desempeñó por seis años como titular de la Coordinación Nacional para el Combate del Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo del vecino país, trabajando tanto durante el gobierno de Cristina Fernández como el de Mauricio Macri.

Aparte es el actual director del Posgrado en Prevención Global de Lavado de Activos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y miembro consultor del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales. Ese conocimiento y experiencia en el combate al lavado de dinero lo lleva a afirmar que “el gran desafío” ahora que se avanzó a nivel normativo, es aplicar “con todo rigor” la ley y lograr “un buen número de condenados” y de bienes incautados.

En diálogo con El País días atrás luego de exponer en un evento en Foz de Iguazú (Brasil) sobre comercio ilegal, destacó la institucionalidad y continuidad de políticas en Uruguay respecto a la prevención del lavado, aunque marcó que el alineamiento a los estándares internacionales fue “sobre todo por obligación externa”.
También dijo que “hay un punto de quiebre” en el combate al dinero sucio al no aceptar efectivo para comprar inmuebles —Uruguay lo implementó desde abril— y que se “tienen que terminar” las plazas financieras “con beneficios fiscales”. A continuación un resumen de la entrevista con Marteau:

—¿Cómo ven desde Argentina la legislación uruguaya para la prevención del lavado de activos y la evolución que tuvo en los últimos años?
—En primer lugar, Uruguay tiene la característica de haberle dado a las políticas contra el lavado de activos y financiación del terrorismo una continuidad y permanencia más allá de los cambios de gobierno, lo que es muy importante. Conozco a los actores clave en el sistema (uruguayo) y son gente preparada y honesta, dos condiciones relevantes para llevar adelante estas misiones. Después en relación a la legislación, como todas tiene pros y contras, y la de Uruguay también. Yo creo que han avanzado respecto a la legislación que tenían y lo más importante es que la legislación se aplique con todo rigor. Ese es el gran desafío no solo de Uruguay sino de nuestra región, que la legislación se aplique con vehemencia y consigamos un buen número de condenados, además de un buen número de incautación de los bienes, que es el núcleo duro de nuestro problema.

—¿Se sigue viendo como un foco de riesgo potencial la plaza financiera uruguaya?
—La Argentina hoy está atravesada por otras motivaciones. Yo creo que la administración anterior de Cristina Fernández estaba muy preocupada por la supuesta salida de divisas, que más allá que no la justifico era en buena parte consecuencia de las prácticas del gobierno. Tuvo un condimento político apuntar a Uruguay en esa línea, a mi mismo me tocó ejercer una presión en ese sentido. Yo creo que de todas maneras, lo que cabe decir es que las plazas financieras con beneficios fiscales tienen que terminar y que los países que ofrecen servicios financieros tienen que ajustarse a todas las reglas y estándares antilavado, porque sabemos que si hay canales para que ingrese la evasión esos mismos canales se habilitan después para el narcotráfico, el contrabando y otros delitos graves. Yo no hago distinción entre los paraísos fiscales o plazas financieras buenas y las malas, creo que en el tiempo que vivimos esto debe terminar.

—¿Cómo observas la participación en los reportes de operaciones sospechosas del sector no financiero en Uruguay?
—Hay un punto de quiebre en nuestros países en la posibilidad o no de aceptar efectivo para comprar inmuebles. Los países que todavía aceptan efectivo para comprar bienes suntuarios o de montos significativos favorecen a las prácticas de lavado porque propician el ocultamiento del rastrillaje del itinerario que ha seguido el dinero con el que se paga el bien.

—¿Cómo evalúas el rol en este proceso del Grupo de Acción Financiera (Gafilat)? En Uruguay la oposición crítica al gobierno por ser “el mejor alumno de la clase”.
—Yo miro con respeto la continuidad de actores clave para el sistema (que tuvo Uruguay), eso es positivo para el sistema antilavado porque creo le ha dado una determinada legitimidad frente a todas las mutaciones y los cambios que han existido en otros países, incluyendo el mío propio. Ahora bien, hay que reconocer que el trabajo de plaza financiera que tenía Uruguay lo colocaba en una situación complicada y creo que por convicción, pero sobretodo por obligación externa, Uruguay ha entrado en un camino interesante (de combate al lavado de activos). Yo creo que la única posibilidad que tenemos frente al crimen organizado es tener políticas más activas de cooperación regional, sobre todo en el Cono Sur. Debemos dejar de lado las fisuras que crea el nacionalismo para trabajar conjuntamente con una criminalidad que está trabajando en los bordes de las fronteras, escapándole a los controles de ambos países.

—¿El acuerdo de intercambio de información tributaria que se firmó con Uruguay y rige desde 2013 fue beneficioso para Argentina?
—Creo que fue positivo sí. Aunque falta mucho trabajo para una implementación rápida y expedita a los efectos de conocer los patrimonios de las personas investigadas, entiendo que ha creado un clima de legitimidad en el buen sentido.

—En enero se descubrió en Uruguay la lujosa vida que llevaba el sindicalista argentino Marcelo Balcedo, investigado por lavado de activos. ¿Qué reflexión le merece lo que ocurrió y qué omisiones hubo por parte de los organismos de control?
—Lo que muestra es una situación estructural de corrupción de determinados sectores de la Argentina que va más allá de Balcedo. El caso de él es escandaloso por las connotaciones que tuvo, la excentricidad y el carácter suntuario de sus bienes, pero ahora no tenemos que detenernos en eso y hay que ser muy activos y los Estados muy fuertes y contundentes en las acciones buscando no solo las superficie del personaje sino los esquemas de corrupción que facilitaron ese tipo de situaciones, donde eventualmente puede haber cómplices del Estado también. Los actores antilavado tienen que ser lo suficientemente independiente como para investigar las propias connivencias dentro del Estado, eso es clave.

—¿Hay más casos como el de Balcedo?
—No te quepa ninguna duda. Hay más Balcedo, hay más políticos y más empresarios así, porque la corrupción es un fenómeno de varias vías. No puede pensarse que está localizado en algunos sectores cercanos al sector público, en verdad está atravesando a toda la sociedad en nuestros países.

Fuente: el país

INICIA 7MA EDICIÓN DEL PROGRAMA DE ACTUALIZACIÓN EN PREVENCIÓN GLOBAL DEL LAVADO DE ACTIVOS Y FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO DE LA UBA

El miércoles 18 de Abril, se dio inicio a la 7ma Edición del programa de actualización en prevención global del lavado de activos y la financiación del terrorismo, organizado por la Facultad de Derecho de la UBA.

 

La clase inaugural estuvo a cargo del Dr. Juan Félix Marteau, quien es director del Posgrado, y contó con la participación de un nutrido grupo de asistentes.

 

 

PARTICIPACIÓN DEL DR. JUAN FÉLIX MARTEAU EN LA CONFERENCIA SUBREGIONAL DE LA OEA – CICTE, MONTEVIDEO, MARZO 2018

El Dr. Juan Félix Marteau, luego de su ponencia “Información de inteligencia financiera en la investigación penal: Obstáculos y desafíos para la efectividad de la depresión del terrorismo”, junto a los expositores; el Dr. Javier Martínez (UNCTED), la Dra. Esther Zubiri (CICTE /OEA), y la Dra. Virginia de Abajo (UNODC), quienes formaron parte del panel conformado por expertos internacionales, en la Conferencia subregional sobre el fortalecimiento de los controles fronterizos y aduaneros y la cooperación internacional y regional para prevenir y combatir el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva y sus medios de financiación, organizada por la OEA- CICTE, y celebrada en Montevideo los días 19, 20 y 21 de marzo del 2018.

Ataque en Nueva York: el FBI y fiscales de los EE.UU. se reunieron en Rosario con sobrevivientes y familiares de las víctimas

Cuando pasaron 112 días desde que el uzbeco Sayfullo Habibullaevic Saipov mató a cinco amigos rosarinos en Nueva York , funcionarios del Buró Federal de Investigaciones (FBI), la Fiscalía Federal de NY y dos integrantes del equipo de asistencia a las víctimas estuvieron por primera vez en la localidad santafesina donde se reunieron con familiares de las víctimas y sobrevivientes del ataque que conmovió al país.

LA NACION, a través de cuatro fuentes que participaron de los encuentros, pudo reconstruir las reuniones que significaron el primer contacto directo de los argentinos con los encargados de investigar el ataque y enjuiciar al joven agresor de 29 años.

Los contactos comenzaron hace algunas semanas. Fueron las autoridades de los Estados Unidos las que pidieron, a través de su embajada en la Argentina, poder venir a reunirse con los familiares de las víctimas y los sobrevivientes. La embajada se lo informó a la Cancillería argentina y ésta al gobierno de Santa Fe, que organizó los encuentros y dispuso un espacio en la sede que tiene en Rosario.

“Es la primera vez que vienen a la Argentina a informar y dar apoyo a los familiares de las víctimas y a los sobrevivientes”, dijo a LA NACION María Julia Reyna, secretaria de Relaciones Internacionales e integración de Santa Fe , y agregó: “Es algo novedoso que se desplacen de esta manera”.

La comitiva, que viajó a Rosario el martes y miércoles pasado, estuvo integrada por tres representantes del FBI (entre ellos el responsable de la investigación criminal del ataque), dos de la Fiscalía y dos de asistencia a las víctimas (una de ellas es la que los atendió en el momento del ataque el 31 de octubre del año pasado) y dos traductores oficiales.

Primer encuentro solo con las familias
En el primer encuentro comenzó con una exposición del FBI que compartió algunos avances de la investigación sin violar el secreto de sumario que existe en la causa. Incluso, se les pidió a los presentes no tomar notas, ni grabar nada. Fue una reunión de carácter global, de presentación. Luego tuvieron un espacio íntimo con cada familia para que pudieran hacer sus preguntas particulares con tranquilidad.

“No habíamos tenido noticias oficiales hasta esta semana y por ser las primeras novedades y con lo que nos dijeron de como seguirá todo es que estoy tranquila siempre y cuando esté asesino no tenga ningún beneficio ni acuerdo. Espero sea juzgado”, dijo a LA NACION Ana Evans, viuda de Hernán Mendoza y agregó: “Fuimos todos y todo fue en absoluta reserva e intimidad lo que nos permitió estar tranquilos. Todo fue muy respetuoso y claro en la reunión general y todos tuvimos reuniones individuales donde yo no sé lo que cada uno habrá manifestado”.

Luego, desde la fiscalía explicaron a las familias y sobrevivientes los cargos de los que se acusará al uzbeco que busca llegar a un acuerdo como arrepentido para obtener una rebaja en su pena. Además, las autoridades les dijeron que iban a tener un sistema de acompañamiento constante, acceso a toda la información del proceso judicial e investigativo.

Al día siguiente, el miércoles, hubo una reunión con las familias que tenían un abogado para abordar las cuestiones más jurídicas de la causa.

“El encuentro fue extremadamente positiva para nosotros. Por primera vez conocemos de primera mano el curso y los avances en el proceso que se lleva contra el terrorista Uzbeco Saipov”, detalló a este medio, Juan Felix Marteau, el abogado que patrocina a la viuda de Hernán Mendoza y agregó: “No puedo dar detalles de la conversación ya que ello involucra cuestiones delicadas que conciernen a la posición de nuestra representada. Pero quedamos con la idea de que este equipo de investigadores es altamente profesional y está comprometido con el caso”.

Ante la consulta de la figura del arrepentido, el letrado dijo: ” Respecto a la cuestión de los acuerdos entre acusador y acusado que podrían evitar la pena de muerte, confiamos en que la justicia americana va a hacer su trabajo como corresponde. La posición de Ana Evans Mendoza luego de analizar todos los detalles del caso es que espera que haya un juicio que permita a un jurado establecer la pena que corresponde a un crimen de tal magnitud”.

Según pudo saber este sitio, serían 22 cargos los que incluirían el planteo jurídico de la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York en un caso de Terrorismo, que están incluidos en el Código Penal americano.

Sensaciones positivas tras las reuniones
“Se trató de dos días de trabajo sin reloj con el tiempo que cada una necesitara. Fue muy conmovedor para las familias. Se volvió a poner de manifiesto todo el dolor de cada uno. Esto les cambió la vida de un día para el otro. Hubo mucho afecto entre ellos, mucho compañerismo y cordialidad entre todos”, dijo Reyna que contó que no fue planteado una fecha para un nuevo encuentro. Pero continuarán con las vías de comunicación constante.

Para Ana Evans, fue muy positiva la visita. ” Fue doloroso y abrumador pero a la vez necesario y clarificador. Nos explicaron sobre el juicio y los pasos a seguir en la causa. Después de hablar con ellos y con mi abogado mi reflexión es que no debo ser yo quien decida si este asesino debe recibir pena de muerte o condena perpetua. Lo que sí quiero es que haya un juicio y no un acuerdo donde se lo perdone. Estoy muy agradecida por la visita, por escucharnos y contarnos”.

El equipo de profesionales que llegó al país regresaría en las próximas horas a los Estados Unidos y se estima que, si no hay contratiempos, en el 2019 pueda comenzar el juicio contra Saipov.

Fuente: La Nación

“Aún tenemos la sensación de que él va a volver”, el duro relato de la viuda de Hernán Mendoza, uno de los rosarinos asesinados en Nueva York

Quiero que mis hijos crezcan sin odio ni resentimiento, para que puedan ser felices”. Esa es la frase que repite y resalta Ana Evans, la viuda de Hernán Mendoza uno de los cinco rosarinos que murieron en Nueva York tras ser atropellados en un ataque terrorista el 31 de octubre del año pasado.

La mujer, de 42 años, rompió el silencio luego de que pasaran 80 días desde la tarde en que su vida cambió y quedó viuda con tres hijos de 12, 10 y 3 años. “Yo hablé con él 10 minutos antes del ataque. Pensé que era un accidente, lo llamé mil veces. Pasaron unas 5 horas hasta que supe lo que le había sucedido. Yo creía que lo estaban operando para salvarlo, por eso no me decían nada, pero él estaba en la morgue. Había muerto en el mismo lugar”, recordó.

En una extensa charla con LA NACION, la mujer habló por primera vez sobre cómo vivió las horas de incertidumbre hasta recibir la noticia del crimen. Además, relató cómo es el día a día ahora y la angustia que les genera conocer las novedades de la causa contra el terrorista a través de los medios.

Antes de comenzar la entrevista, Ana mandó a sus hijos a la casa de un vecino. “Es la primera vez que hablo con alguien del tema y no quiero que ellos escuchen o me vean mal. Yo los protejo mucho, trato de no exponerlos. Me genera mucha angustia. Es todo tan doloroso e inexplicable”, sostuvo.

“Es difícil poner en palabras lo que nosotros sentimos. Para nosotros él va a volver, porque lo acompañamos al aeropuerto a un viaje. Aún tenemos la sensación de que él va a volver”, dijo del otro lado del teléfono y agregó: “Las primeras semanas fueron como estar anestesiados. No entender dónde uno estaba parado. Después empezás a sentir un poco la ausencia, pero sin llegar a asimilarla”.

Cinco horas de angustia y esperanza
Ana recuerda en detalle esa tarde y noche del 31 de octubre donde todo cambió: “Yo hablé con él 10 minutos antes del ataque. Ellos estaban almorzando en el Chelsea Market y, como ahí tenía Wi-Fi, hablamos. Ahí es donde nos comparten el video de las bicicletas que se vio en todos lados”.

“Ese mediodía hablamos de casualidad porque yo llegué de trabajar y él estaba ahí en el mercado. Me pasó las fotos de todo ese día. A la mañana habían estado en el Museo Guggenheim, como él era arquitecto y yo también estudié arquitectura hablamos de las fotos. Bromeamos y le dije que le iba a dar tortícolis de tanto mirar para arriba los edificios de Nueva York”, contó. “Después yo le pasé fotos de mi hijo más grande, que estaba de campamento con la escuela, y charlamos de eso. Me dijo ‘Te dejo que vamos a seguir pedaleando’ y me explicó por dónde iban a ir”, agregó.

“Como yo sabía eso, cuando me empiezan a llegar las noticias, pensé: no puede ser, si yo hablé con él hace un rato. No sé cuánto tiempo pasó hasta que recibí el primer llamado”, dijo, mientras hacía una pausa para intentar recordar.

“La primera persona que me llama me dice que estaban pasando una noticia en la tele que habían atropellado a un grupo de personas en bicicleta en Nueva York. Lo primero que pensé es que había sido un accidente. No conozco Nueva York, entonces pensé que era como si pasara acá en Rosario que uno sale andando en un lugar sin ciclovía, ni bicisendas, que tenés que tener cuatro ojos para que no te atropellen. Pensé que había habido un accidente entre dos autos y que uno salió disparado y chocó a la gente en las bicis”, detalló.

Pasaban los minutos y las respuestas no llegaban. “Intenté llamar mil veces. Nadie me decía nada, hasta que me comuniqué con el Consulado argentino en Nueva York alrededor de las 5 de la tarde. Dejé todos mis datos para que me vayan informando”, contó. “Pasaban las horas y no tenía noticias. Entonces yo trataba de pensar que lo estaban operando. Que estaba en un quirófano, que le estaban tratando de salvar la vida. Hasta que finalmente, 5 horas después, me dan la peor noticia”, recordó, conmocionada.

“Él murió en el lugar. El traslado fue a la morgue. La demora fue la que hay por la identificación “, añadió.

Un párrafo aparte les dedicó Ana a los integrantes del Consulado Argentino en Nueva York: “La gente del Consulado fue excelente. Nos sentimos acompañados desde el Consulado desde ese momento hasta el día de hoy que se comunican para saber cómo estamos”.

Ana, a diferencia de otros familiares, no fue a los EE.UU. para identificar el cuerpo de su esposo. “No viajó nadie de mi familia. Me explicaron que no modificaba, ni adelantaba nada si yo iba. Como te dije, mi casa se derrumbó, es ver con mis propios ojos como tu vida y la de tus hijos se derrumba. Ver como se derrumba un proyecto”, explicó. E insistió: “Tenés que empezar a reconstruir, barajar y dar de nuevo”.

Tras la confirmación de la muerte, la viuda de Hernán no tuvo tiempo para procesar su dolor. “En ese momento, comencé a pensar en cómo proteger a mis hijos. Me di cuenta lo que se venía. Ahí, en esos primeros días, sí hice una burbuja. Tanto en el colegio al que va la más chiquita como al que van los dos más grande. Enseguida me comuniqué con ellos porque me preocupaba, sobre todo el varón, que estaba de campamento y no sabía cómo hacer para que no se enterara hasta el otro día que él llegaba del viaje. Ese fue otro de los motivos por los que no viajé. Además, mi hija menor es muy chiquita, ¿cómo la iba a dejar sola?”, indicó.

Cómo explicarle a los chicos
Uno de los desafíos más grandes que tuvo Ana después de la tragedia fue cómo tratar el tema con sus hijos. “Yo hablo mucho con los chicos. Ellos me preguntan. La de 3 años a su manera entiende. Con ella puedo hablar de que el papá está en el cielo convertido en ángel. Esa es la metáfora que yo uso todo el tiempo”, contó Ana, y dijo que la menor le responde “Yo no quiero que papá esté en el cielo”.

Luego, contó uno de los cambios que notó en su hija más pequeña: “Después de lo de su papá, ella es mi sombra, está pegada a mí. Ella habla y me dice ‘mamá yo no quiero que vos también te vayas al cielo'”.

El dialogo con sus otros dos hijos fue diferente. “Ellos tienen acceso a redes sociales, Internet y otra información a través de sus amigos. Entonces los protejo en la medida que puedo, pero la información la tienen, así que converso mucho con ellos”.

El 2017 fue un año de grandes pérdidas para la familia. “Mi papá falleció en abril de 2017. Por eso desde ese momento hasta octubre los chicos empezaron a sentir, en carne propia, lo que era que un familiar se fuera al cielo”, relata Ana.

Para esta mujer, su vida se detuvo y le tocó empezar de cero. “Tengo la inmensa responsabilidad de hacerme cargo de todo ahora que se truncó nuestro proyecto de vida. Yo me vine desde Entre Ríos a Rosario hace 14 años para vivir con él y proyectar nuestra vida juntos. Pero de repente uno se siente en la absoluta soledad”, dijo.

A pesar del dolor, Ana no quiere que sus hijos cultiven rencor. “Uno de mis mayores temores como madre es que cuando ellos tomen real dimensión de lo que pasó tengan odio y resentimiento . Quiero que ellos puedan crecer sin odio y sin resentimiento porque si no, no van a poder ser felices”, explicó. Y agregó: “Cuando mi hija del medio me dice ‘soñé con papá, me hablaba y no estaba muerto en mis sueños’ yo trato de decirle que es una bendición que ella sueñe con su papá, que es una bendición que la visite en un sueño para darle amor”, dijo, entre lágrimas, la mujer de 42 años que trata de seguir adelante mientras se entera, a través de los medios de los EE.UU., cómo avanza la causa contra Sayfullo Saipov, el inmigrante uzbeko de 29 años, que atropelló y mató a su marido y a otras 9 personas.

“Está la soledad de las cuatro paredes de mi casa. No tengo quién acompañe con la crianza de los chicos que, para mí, es una tarea de a dos”, sostuvo. Pero la soledad no es total. Vecinos, amigos y allegados la acompañan en su dolor. “Todo el tiempo la gente nos ayuda. Yo pienso que, si este era su destino y el de todos nosotros, fue por algo. Hernán siempre fue reservado, ni siquiera los cumples le gustaba festejar para no ser el centro de atención. De pronto el destino lo puso en este lugar. Entonces trato de pensar, que si tenía que ser así, en cierta forma se aseguró de que recibamos el afecto y el cariño que necesitamos”, señaló. Y añadió: “El apoyo que tenemos de la gente es enorme. De los familiares, de los amigos, todos a nuestra disposición siempre. En los gestos más mínimos uno lo puede ver y eso forma un círculo de amor que nos sostiene. A los chicos los invitan a la pileta, pijamadas, jugar al fútbol, cumpleaños. Porque la vida sigue”.

Intentar buscar una explicación a la locura
“Me preocupa el tema de cómo falleció Hernán, que fue asesinado por una persona con odio. Uno analiza qué posibilidades tiene, como ser humano, de morir así. Jamás me lo imaginé. Uno no está preparado nunca para la muerte de un ser querido, pero menos aún de esta manera”, dijo entre sollozos Ana, y agregó: “Hay algo que yo no puedo entender, que es lo que este hombre hizo. Como no lo puedo entender, no lo pienso. Si lo hago me meto en un lugar del cual no voy a poder salir y solo voy a sentir bronca y rabia. Yo no puedo vivir con eso”.Ana tampoco quiere dedicar su pensamiento al hombre que cometió el atentado. ” Yo no pienso en el autor del asesinato. Dejo todo en manos de mis abogados. Lo único que quiero es que se haga justicia y que esto no quede impune, ni en el olvido. Eso me daría mucha paz. Además, serviría para demostrarle a mis hijos que la Justicia existe, a pesar de lo que le pasó a su papá”, sostuvo.

“Cuesta poner en palabras lo que uno siente. Yo tuve a mi papá hasta el año pasado. Lo disfruté 42 años. Me da nostalgia que esa figura tan importante, como fue para mí mi papá, ellos no la tengan. A lo mejor, ellos aprender a crecer sin su papá y apoyarse en otras personas. Yo ahora tengo que reconstruir con ellos quién era su papá”, reflexionó Ana.

La escritura como catarsis y las señales de Hernán
“A mí me gusta escribir, así que le escribo a él. Lo que siento y me pasa. Es una forma de hacer catarsis y descargar. Le escribo, le cuento cosas. Hoy más que nunca creo en las señales. Creo que comenzaron hace un tiempo, incluso antes de su fallecimiento”, dijo Ana y detalló: “Hernán el último tiempo estuvo especialmente cariñoso, con detalles y cuestiones que después de 14 años de relación se van perdiendo. En octubre fue mi cumpleaños y me regaló flores. Fue la segunda vez, la primera había sido cuando tuvimos a nuestro primer hijo”.

Ana también aseguró que cree en las señales y mensajes que Hernán les sigue enviado a ella y sus hijos. ” Creo en los picaflores y que cuando uno te visita, te viene a decir que el alma de la persona que amás está en paz. Acá ahora nos visitan picaflores. Estoy convencida de que es así. También una noche pasó algo muy extraño. Era muy de madrugada, se cortó la luz y cuando vuelve la electricidad, empieza a sonar música que venía del comedor. Me despierto y se había encendido el equipo de música y sonaba un tema de Adele que decía ‘Hello in the other side’, que quiere decir ‘hola soy yo desde el otro lado’ o ‘te saludo desde el otro lado’. Si eso no es una señal, ¿qué es? En ese momento lo desenchufé y no lo podía creer”, relató

“A lo mejor, solo yo veo las señales. Así como mi hija lo sueña vivo, es él que la visita. Son cosas a las que uno necesita aferrarse. Hay cosas que nunca hubiera imaginado y no sabés cómo vas a reaccionar. Pero cuando te pasa una cosa así, no sabés ni dónde estás parado. Te descoloca. Te deja desamparado”, dijo y agregó: ” Ahora ya se me fue un poco esa sensación, pero en un principio yo sentía que estaba en el ojo de un huracán donde nada se mueve. Pero si vos ampliás la mirada, todo alrededor te pasa a una velocidad impresionante. Yo sentía que me quedaba quieta ahí por temor a algo, pero tenía que salir de ahí y atravesar la tormenta. Es difícil cuando uno está acostumbrado a hacer todo de a dos”.

Las dificultades legales
Seguir el avance de la causa desde la Argentina no es sencillo. “En la etapa de la investigación penal, a cargo de un fiscal federal, las víctimas no tienen ningún rol. No existe, como en la Argentina, la figura del querellante. Por eso, hemos recibido mucho apoyo de otros colegas de los Estados Unidos y de organizaciones especializadas en terrorismo con las cuales vamos a seguir el caso en todos sus aspectos”, explicó a LA NACION, Juan Felix Marteau, el abogado que patrocina a Ana Evans, y agregó: “En primer lugar, nuestra expectativa es que Saipov reciba la máxima pena prevista en el ordenamiento jurídico federal americano para casos de terrorismo como este”. Esas condenas son la prisión perpetua o la pena de muerte.

“En segundo lugar, tenemos también la expectativa de que la Justicia americana pueda descubrir y sancionar a toda la red operativa que permitió este acto de terror. La experiencia demuestra que no existe un ‘lobo solitario’ que, individualmente, un día se levanta adhiere a una causa religiosa y sale a matar gente. Hay siempre detrás un canal de reclutamiento, un programa de radicalización religiosa, entrenamiento táctico y una actividad de financiación. Este inmigrante de Uzbekistán vivía en Patterson, New Jersey, y queremos saber si existía allí una parte de esta red operativa”, agregó el letrado y detalló que además de la responsabilidad penal este caso puede generar responsabilidad civil para distintos actores y se analiza interponer las demandas correspondientes.

Otra diferencia existente entre la legislación de los Estados Unidos y otros países, como Francia y España , es que allí no hay una ley que establezca algún tipo de indemnización para los familiares de las víctimas de un ataque terrorista. Se necesita una ley del Congreso, que se sanciona para cada ataque en particular y establece los montos a pagar.

“Independientemente de las cuestiones judiciales, nuestro objetivo es darle el mayor amparo que podamos a las víctimas. Sería muy positiva cualquier acción en este sentido de parte de las autoridades públicas y otras autoridades, como las de los colegios donde asisten los niños. Vamos a honrar la memoria de Hernán Mendoza como corresponde”, concluyó Marteau.

por: José María Costa
fuente: La nación

Crean un protocolo para la investigación patrimonial en casos de lavado de activos

El primer borrador ya circula entre magistrados federales; busca establecer patrones de identificación de asociaciones, de búsqueda de datos y de análisis sistemático de información de bases de datos.

La investigación en la megacausa conocida como “narcoarroz” llevó al juez federal Sergio Torres a advertir la necesidad de establecer un protocolo para las investigaciones patrimoniales vinculadas al lavado de activos. Ese caso, en el que se comprobó la actuación en el país del cartel del Norte del Valle, de Colombia, está ahora en su “cuarta fase”, que es en la que se buscará determinar de forma precisa la cantidad de activos financieros blanqueados por la organización.

Torres comenzó a trabajar con el ex jefe de la Coordinación Nacional para el Combate del Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo y fundador de la Fundación de Investigación en Inteligencia Financiera (Finint), Juan Félix Marteau, para la creación de ese protocolo. El sucesor de Marteau en aquel organismo que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Nicolás Negri, continuó la tarea y ya repartió a todos los jueces y fiscales que componen las mesas de debate un primer borrador.

En él se establecen algunas cuestiones claves para las investigaciones de lavado de dinero. Por ejemplo, la cantidad de asociaciones con las que se debe tener relación para avanzar. También, en qué lugares o agencias hacer búsquedas de activos sospechosos, cómo aprovechar los canales de cooperación internacionales y cómo hacer análisis sistemáticos de bases de datos.

“El objetivo central es que todos sepan dónde y cómo solicitar información para así saber sortear algunas cuestiones de la burocracia que hacen engorroso el trabajo”, dijo a LA NACION uno de los integrantes de esa mesa de debate.

“Se trata de un esfuerzo que va en paralelo con la aplicación del nuevo Código Procesal Penal y que aportará una herramienta para comenzar a cambiar la «lógica del decomiso», que es lo que hoy impera en la Justicia”, afirmó otro de los integrantes.

Uno de los puntos centrales del nuevo protocolo es buscar romper la cadena actual de investigación patrimonial, que suele ser, según explican los especialistas, un proceso similar al de la “ingeniería inversa”: se encuentra dinero blanqueado y se intenta llegar al ilícito de origen. “Hay que empezar a impulsar investigaciones patrimoniales cuando se hacen los allanamientos, los decomisos. Así es más simple desarmar la estructura. Porque el golpe que sienten las organizaciones es el económico”, agregó un juez que trabaja en el tema.

Se prevé que la Dirección de Captación de Comunicaciones, organismo dentro de la Corte Suprema que se encarga de las escuchas telefónicas, se convierta en receptor de información de todas las agencias del Estado.

“Hoy estamos investigando con estructuras del siglo XIX. En este tipo de investigaciones necesitamos que ya esté listo un perfil patrimonial financiero, y para eso se necesita una dirección con la capacidad de procesar todos los datos para que cuando un juez los necesite estén disponibles, como mucho, en una semana”, dijo Marteau a LA NACION.

La protección de esos datos es otro de los focos sensibles, que demandan mayor seguridad. Diferentes fuentes al tanto de la situación recordaron la filtración que realizó el ex titular de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) José Sbatella, que le costó al país quedar en la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

“El protocolo, además, tiene por misión guiar a los jueces y fiscales de todo el país acerca de cómo llevar adelante una investigación directamente orientada a la fase económica de la actividad criminal, habida cuenta de que es la única manera en que se puede debilitar a una organización delictiva”, agregó Marteau.

Uno de los laboratorios de prueba es el posgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que coordina Marteau y en cuyo equipo docente figuran Negri; el juez Torres; su colega Claudio Bonadio; el fiscal general de Casación Raúl Pleé, y el camarista y encargado de la comisión de coordinación del nuevo proyecto del Código Penal Mariano Borinsky, entre otros.

Registros y bases de datos
En el borrador, de más de 140 páginas, se enumeran las agencias que pueden colaborar en la búsqueda de activos de origen ilegal. Además de las tradicionales, como la AFIP, la UIF o la Oficina Anticorrupción (OA), se enumeran el registro de buques de la Nación, el Hipódromo de San Isidro o el registro de studs del Jockey Club. “El dinero siempre es mucho y hay que revisar en todos lados”, explicaron las fuentes.

El protocolo sugiere cómo recurrir a los canales de cooperación internacionales para evitar los “exhortos diplomáticos” que, según el caso, pueden demandar varios meses de demora. En la práctica, la UIF hace un trabajo similar, en muchos casos sin revelar sus fuentes, cuando indica a los jueces en qué organismos podrían encontrar esa información, según explicaron fuentes del organismo.

Entre las definiciones de investigación patrimonial del protocolo está la que considera que es necesaria una técnica de investigación que permita analizar sistemáticamente la información existente en bases de datos públicas o privadas.

Lo que se busca es modificar las formas de investigación actuales, en las que la UIF se encarga de esa labor cuando recibe un reporte de operación sospechosa (ROS) y comienza a buscar el origen del dinero. Un dato no menor, según se reveló en el último encuentro del GAFI: el ROS dejó de ser una herramienta primaria debido a la gran cantidad que se emite mensualmente. “Pasa a ser un dato para incluir en una base, pero no para iniciar una investigación”, afirmó una calificada fuente judicial.

Otro de los motivos de la creación del protocolo es la situación actual en la materia. “En la Justicia comenzaron a aparecer causas por delitos complejos que antes no estaban. Hace cinco años comenzó a verse este crecimiento. Se trata de una respuesta a una situación concreta”, dijo Negri a LA NACION.

La forma de trabajo es la siguiente: esporádicamente, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a cargo de Germán Garavano, organiza mesas entre fiscales y jueces federales -coordinadas por el propio Negri- para debatir puntos en común. De una de ellas salió el primer borrador del protocolo.

Otro de los motivos por los cuales se busca dar mayor impulso a estas investigaciones es el contexto mundial. Hoy, el GAFI es presidido por el secretario de Justicia, Santiago Otamendi; por eso las autoridades argentinas consideran que se encuentran en el momento más oportuno para avanzar con estas cuestiones. Otamendi, en diálogo con LA NACION, remarcó que se trata de un paso más en una política para tener una Justicia más moderna.

Promotor del cambio
Juan Félix Marteau

“El protocolo tiene por misión guiar a jueces y fiscales de todo el país acerca de cómo llevar adelante una investigación directamente orientada a la fase económica de la actividad criminal, habida cuenta de que es la única manera de debilitar a una organización criminal”

Puntos clave
Se impulsa un cambio de paradigma; pasar de investigar cuando aparece una operación sospechosa a impulsar las pesquisas en cuanto se realizan los decomisos

Se prevé delegar en la Dirección de Captación de Comunicaciones de la CSJN la centralización de la información. Se suman técnicas de análisis sistemático de bases de datos públicas y privadas

El protocolo enumera en qué agencias buscar información y a qué canales de cooperación internacional acudir. También alienta a usar los ROS como dato adicional y no como punto de partida

Otro paradigma
Buen punto de partida

Actualmente, las investigaciones patrimoniales relativas al lavado de dinero son largas y en contadas ocasiones muestran éxitos contundentes. Es posible que eso se deba a la complejidad de las propias tramas o a trabas burocráticas. Pero, también, a la falta de rigor en las pesquisas o, incluso, a la falta de experiencia o de conocimiento de los funcionarios judiciales en una materia relativamente nueva. Es ahí donde la preparación de un protocolo para jueces y fiscales que sirva como una “hoja de ruta” posible para el avance de las pesquisas se vuelve relevante. Lo mismo ocurre con la sugerencia de avanzar en la investigación patrimonial cuando se hacen los decomisos. Es lógico: quien lleva adelante acciones ilegales volcará el dinero malhabido al mercado legal.

fuente: La Nación

“Hasta hace unos años se podía conseguir un fusil Kalashnikov a 250 dólares en Retiro”

Organizado por la Fundación en Inteligencia Financiera (FININT), se realizó en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires el seminario “Las finanzas del terrorismo y el crimen organizado”. Durante más de 10 horas expusieron los expertos más importantes en prevención de lavado de activos y financiación de las actividades terroristas y del crimen organizado. Entre ellos, el fundador de FININT, Juan Félix Marteau; Mario Montoto, presidente de TAEDA y presidente de la Cámara Argentino-Israelí; el fiscal general ante la Cámara Federal de Casación Penal, Raúl Pleé; los jueces federales Claudio Bonadio y Sergio Torres; y especialistas de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, de la Unión Europea, del Ministerio de Justicia de la Nación, de Control Migratorio del Ministerio del Interior y del Banco Ciudad.

En la apertura, Juan Félix Marteau señaló que el trabajo que hay que hacer en la Argentina es enorme en materia de prevención de lavado de activos y financiación del terrorismo. Agregó que durante muchos años se han consolidado ideas que negaron el fenómeno.

En ese sentido, aclaró que las reformas que se hicieron durante los últimos años fueron en ese camino, en el de la negación con el resultado de un país con una corrupción estructural que abre canales para que los narcotraficantes coloquen su dinero en la Argentina, para que los contrabandistas ganen cada día más y eventualmente para que los terroristas puedan utilizar estas vías para invertir en nuestro país. “No nos podemos permitir esto, tenemos que trabajar seriamente, profesionalmente todos para encontrar el orden institucional en la Argentina”, afirmó Marteau.

El presidente de TAEDA y de la Cámara Argentina-Israelí, Mario Montoto, alertó sobre la necesidad de entender que el fenómeno del crimen organizado que parecía ser una problemática muy lejana empezó a ser un tema de todos los días en nuestro país. Como ejemplo, contó que uno de los sicarios colombianos más importantes fue detenido en la Argentina y en una de sus declaraciones -y a partir de las investigaciones judiciales- se determinó que este hombre estaba montando en la Argentina una especie de escuela de formación de sicariato. “Nosotros entendemos que los tiempos de negación de toda esta problemática han pasado”, dijo Montoto. Además destacó: “La administración del presidente Macri asume planteando que uno de sus objetivos es la lucha contra el narcotráfico”.

Uno de los especialistas, Juan Belikow, consejero líder de la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos, hizo referencia a la creciente presencia del crimen organizado en la región.

El experto alertó que la economía ilícita está en el orden de entre el 30 y el 76 por ciento según el país, ya sea por el tráfico y comercialización de productos ilícitos o por el comercio ilegal de productos lícitos. Y relató el caso de un coleccionista de armas que le contó que hace 10 años se podía conseguir en Retiro un fusil AK 47 Kalashnikov por 250 dólares.

Para entender la problemática del crimen organizado basta con mencionar sólo algunas cifras. En Estados Unidos hay veinte mil grupos criminales integrados por aproximadamente 350 mil personas. En nuestra región, tomando los países más sintomáticos en esta materia (México, Colombia, Perú, Brasil), las bandas de grupos criminales suman más de 600 mil efectivos.

Edgardo Buscaglia, director del International Law and Economic Development Center de la Universidad de Columbia, señaló que en 2014 -luego de un estudio minucioso- alertó al Congreso Nacional de que la Argentina estaba violando el 66% de los artículos de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

Al momento de las conclusiones, el fiscal general ante la Cámara Federal de Casación Penal, Raúl Pleé, destacó que lo más esperanzador en la lucha contra el crimen organizado en nuestro país es la terminación del cepo ideológico que tenía la Argentina que -según su opinión- impedía, por ejemplo, poner en marcha el sistema procesal federal porque se temía que ese proceso le iba a dar mucho poder a Justicia Legítima.

fuente: Infobae

Juan Félix Marteau: “Argentina es un país vulnerable ante el financiamiento del terrorismo”

El creador de la Fundación de Investigaciones en Inteligencia Financiera (FININT) habla sobre las finanzas del terrorismo y el crimen organizado. ¿Se blanquea dinero que financia organizaciones ilícitas? ¿Debe preocuparnos la triple frontera? ¿Qué lucha se puede dar contra el millonario negocio del narcotráfico?

Juan Félix Marteau exhibe una larga experiencia en el combate de la criminalidad financiera, con actuación en el ámbito público y privado. Creó la Fundación de Investigaciones en Inteligencia Financiera (FININT) para colaborar en el estudio de los delitos trasnacionales, fue coordinador nacional para el combate del lavado de activos y la financiación del terrorismo, estudió en prestigiosas universidades de Europa y el Cono Sur, y se apresta a iniciar un seminario sobre las Finanzas del Terrorismo y el Crimen Organizado, que tendrá como escenario la Facultad de Derecho de la UBA.

El workshop organizado por FININT -en el que participarán Patricia Bullrich, Claudio Bonadio, Raúl Pleé, Sergio Torres, Emanuele Ottolenghi, Mario Montoto, Santiago Otamendi y Nicolás Negri entre otros especialistas en seguridad- se llevará a cabo el miércoles 15 de noviembre de 8:30 a 18:30 en el Aula Magna de la Facultad de Derecho. La propuesta es brindar información relevante a actores del sector público y privado que deben tomar decisiones en los campos de la seguridad, inteligencia, defensa, justicia, sistema financiero y promoción de inversiones en relación al desafío que supone el terrorismo.

—¿La Argentina se ha convertido en un lugar donde parte del financiamiento del terrorismo viene para luego ser blanqueado en algún tipo de depósito u operación en el exterior?

—Argentina es un país vulnerable como cualquier otro, inclusive aquellos más poderosos. La globalización financiera ha generado el riesgo de que circule este tipo de capitales y por lo tanto todas las organizaciones que están asentadas en América Latina -y en particular que han penetrado en la Argentina en estos últimos diez años de populismo de izquierda que negó el fenómeno– habilitaron y aumentaron el riesgo de que pueda circular dinero inclusive para organizaciones terroristas.

—¿Lo que vos me estás planteando es que es un fenómeno global, es un delito transnacional que puede operar en cualquier lugar del planeta pero como en la Argentina este tema lo soslayaron es más fácil que se usen como trampolín los bancos o el sistema financiero del país?

—La corrupción de la Argentina, la estructural, y sobre todo la corrupción demencial que vivimos en estos años abrió canales para que circule dinero vinculado a los ilícitos. Tenemos la obligación no sólo política sino ética y también social de que estos canales se cierren definitivamente en la Argentina.

—¿Crees que el Gobierno está empujando una legislación o un control que evite un flujo masivo de dinero o todavía no se le encontró la vuelta y estamos a merced de operaciones terroristas que usen el país?

—Bueno, fui coordinador nacional para el combate del lavado de activos y la financiación del terrorismo en este gobierno, de modo tal que tengo posición tomada. Claro está que el gobierno ha tomado una serie de iniciativas y medidas que van en una dirección correcta, en una dirección muy distinta a la que predominaba en el anterior gobierno y que desde la sociedad civil, desde nuestras organizaciones, desde la Academia, desde el mundo profesional, tenemos que apoyar..

—Si vos partís de cómo están funcionando determinadas facciones terroristas en Europa o en Medio Oriente, y tenés como elemento histórico los dos ataques terroristas en Buenos Aires, ¿esto influye en la decisión de esas facciones terroristas de usar Argentina como canal de tránsito de dinero para hacer operaciones o es un hecho que ya quedó aislado en el tiempo?

—Yo creo que ese fenómeno quedó aislado en el tiempo y estamos enfrentando nuevas formas de actividades de financiación del terrorismo que son distintas a las de aquella época. Eventualmente en aquella época podíamos encontrar un Estado directamente financiando actividades de ese tipo.

—¿Como Irán?

—Como Irán.

—¿Vos decís que Irán ahora no financia actividades?

—No, yo lo que estoy diciendo es que las formas, los canales y los actores que intervienen no necesariamente son directamente el Estado financiando, sino que se utilizan otros mecanismos que hacen mucho más compleja esta relación.

— ¿Creés que la ubicación de la triple frontera -como un lugar clave para monitorear o desarrollar ataques terroristas- ha perdido su peso, sigue en un nivel como en la década del 90, o se ha incrementado, a partir de los lobos solitarios o ciertas acciones muy unilaterales en Europa y en Estados Unidos?

—El fenómeno de ISIS reorganizó toda la problemática geopolítica de los grupos que eventualmente consideramos terroristas. Particularmente la relación de la triple frontera con Hezbolá es una relación compleja que evidentemente hay que mirarla y entenderla con mucha precisión.

—¿A vos te preocupa la triple frontera?

—Claro que me preocupa.

—¿Te preocupa por la presunta vinculación de Hezbolá, Hamas e ISIS o el Estado Islámico, o te preocupa desde siempre por la posible actuación de estos grupos terroristas que están operando en Medio Oriente?

—Me preocupa básicamente porque se ha incrementado la presencia de carteles cerca de un país vecino muy querido, carteles brasileros, y esos carteles operan mucho dinero, y sabemos que hay un tráfico de comercio ilícito significativo que sigue abriendo puertas para que eventualmente estas ilicitudes se cometan.

—Cuando hablás de crimen organizado, la referencia que aparece inmediatamente es el narcotráfico. ¿Es sólo el narcotráfico u otros crímenes organizados?

—No, desde el punto de vista conceptual las convenciones o las normas internacionales están referenciando a todos los esquemas de agrupaciones en donde se persigue una finalidad económica. Tenemos los esquemas de corrupción, tenemos esquemas estrictamente vinculados al aparato de blanqueo de lavado de activos de crímenes graves, tenemos también las ilicitudes vinculadas con los tráficos de migrantes, con el tráfico de personas, y obviamente todas las estructuras que comercian bienes de manera ilícita.

—¿Cuáles son los delitos más graves transnacionales de crimen organizado que estén impactando en la región y fundamentalmente en la Argentina? ¿Pondrías arriba de todo al narcotráfico? ¿El lavado de dinero? ¿La trata de personas? ¿La venta de armas? Es decir, ¿cuál es el principal delito que deberíamos combatir hablando de crimen organizado?

—Nosotros siempre decimos: el terrorismo es un fenómeno que tiene una poca o pobre probabilidad de ocurrencia, pero un alto impacto. En cambio hay otros fenómenos como el narcotráfico que tienen una probabilidad de ocurrencia mucho mayor, están cada día más presentes, y por ahí el impacto en relación al terrorismo es menor.

—¿Es menor por su repercusión pública o porque la gente no termina de entender que una operación de narcotráfico puede matar en la misma dimensión que un acto terrorista?

—Exacto, ese es el sentido…

—Y en el caso del narcotráfico, que al final se convierte en un negocio multimillonario que atraviesa todos los sectores sociales, ¿es posible establecer un mecanismo para atenuar sus impactos sociales en todos estos ámbitos, o es una lucha infinita con un resultado poco previsible?

—Creo que ya sabemos que la batalla encarada solamente desde el campo de la fuerza no conduce más que a multiplicar los efectos nocivos. Es una lucha que tiene que tener un marco regulatorio y legal muy claro. Y tienen que pagar con la cárcel y tienen que pagar sobre todo con el decomiso de los bienes ilícitos. Y esta parte es la que no funciona porque los Estados no terminan desarmando la estructura económica del narcotráfico.

—Lo que uno puede ya tener como probado es que después del ataque a las torres y al Pentágono en Washington el 9/11, la zona de seguridad de Estados Unidos se corre llegando casi a Colombia y esos delitos trasnacionales, como el narcotráfico, terminan bajando al Cono Sur. Teniendo en cuenta cómo Europa está tratando de reprimir el terrorismo en su propia región y también en Estados Unidos, ¿vos creés que el mismo fenómeno del narcotráfico corriendo al Mercosur puede pasar con el terrorismo?

—Cuando hablamos del terrorismo del estilo ISIS, del sunismo radicalizado, y luego de la derrota de ISIS territorial, el terrorismo va a necesitar encontrar otras formas para reorganizarse, para reconstruirse, y eventualmente América Latina puede ser un lugar…

—¿Por qué razón…?

—Lo que yo digo es que cuando pensamos el terrorismo no sólo tenemos que estar mirando el fenómeno de quienes preparan el atentado. El terrorismo hoy necesita, como ha necesitado siempre el crimen organizado, un lugar de resguardo, un lugar de refugio, un lugar de reclutamiento, un lugar de inversión, un lugar de cuidado de sus bienes…

—¿Vos decís que hoy la región se ve más como un escenario de logística de un acto terrorista, que de un acto terrorista en sí mismo…?

—Exacto, exacto.

—¿Nosotros estamos en condiciones de desmantelar la posibilidad de que ISIS use la región como base de operaciones?

—Bueno, lo que pasa es que cuando vos tenés un sistema de populismo de izquierda que es conveniente con el fenómeno del narcotráfico, y que hemos firmado un memorándum de entendimiento con aquellos que considerábamos los perpetradores directos del atentado terrorista, te podés imaginar que estas son observaciones de orden objetivo, acá no hay ideologías ni predicciones apocalípticas de mi parte ni de nadie que trabaja con nosotros en FININT, simplemente estamos diciendo “esto sucedió en la Argentina”.

—Ahora, si pensás que Argentina es titular del Grupo de Acción Financiera (GAFI), que la Unidad de Información Financiera (UIF) está funcionando mejor, que hay una interrelación con los países más importantes del planeta, que se han firmado acuerdos públicos y reservados respecto a seguridad e inteligencia, ¿creés que esa primera mirada de venir al Cono Sur porque es fácil retrocedió o aún estamos merced de que finalmente utilicen la región como una base de operaciones?

—No, gracias a Dios, en esto la Argentina ha dado un cambio significativo en su lineamiento, en su acción y en la tentativa de reconstrucción del Estado. Es importantísimo. El trabajo que hace una ministra como Patricia Bullrich, un ministro como Germán Garavano, o Santiago Otamendi que es presidente del GAFI, es un signo muy claro de que vamos en una dirección correcta, totalmente distinta a la anterior. Y sobre todo también es un voto de confianza de la comunidad internacional que está mirando con mucha atención lo que pasa en la región y está apostando a que la Argentina también pueda ser la base a partir de la cual reconstruir la institucionalidad necesaria para dar cuenta de este tipo de criminalidad tan compleja.

 

Fuente: Infobae

,

Instituciones y leyes frente al terrorismo

Por Juan Félix Marteau

Una toma de posición racional por parte de la Argentina en el actual combate global al terrorismo es un presupuesto indispensable para participar como un socio confiable en el ejercicio del fragmentado liderazgo global.

El punto de partida para asumir una responsabilidad de esa envergadura es generar las capacidades jurídico-institucionales necesarias para dar cuenta de las exigencias propias de la cooperación internacional y la ayuda mutua con otros países, en particular, con aquellos que han sufrido la experiencia trágica de atentados producidos por extremistas violentos vinculados al islamismo radical.

Ello considerando que, para contener este tipo de hostilidad severa al orden jurídico de una nación, además de la utilización coordinada de la fuerzas militares, resulta imprescindible la aplicación estandarizada y sistemática de la ley y, en particular, de la ley penal. Justamente una legislación integral para la prevención y represión del terrorismo debería ser el punto de condensación de una decisión política en la dirección indicada, ya que ella ofrecería el marco de legitimidad necesario para intervenir en el campo no solo de la justicia penal, sino también de la seguridad y la inteligencia, considerando que en esta materia resultan necesarios protocolos de actuación precisos y reservados.

La gestación de una norma de estas características exige un ejercicio técnico de alta calidad, ya que la misma debe armonizarse con las obligaciones internacionales que emanan de nuestra membresía en las Naciones Unidas, el G20 y el GAFI. Hay que considerar como fuente de derecho no solo las convenciones de la Asamblea General, en particular la Convención para la Represión de la Financiación del Terrorismo (1999), sino también las numerosas y recientes normas dictadas por el Consejo de Seguridad, a partir de los pilares establecidos por las resoluciones 1267 (1999), sobre listados y sanciones financieras a individuos y grupos terroristas; 1373 (2001), sobre el Comité contra el Terrorismo; y 1540 (2004) sobre armas de destrucción masiva.

La buena praxis del trabajo exegético conduce a analizar la legislación comparada. Las referencias en esta materia no pueden ser otras que las leyes de los Estados Unidos, Reino Unido, España, Italia, Francia, Alemania y, también, Israel. De modo complementario, deben considerarse los precedentes jurisprudenciales que, en todos estos países, han definido un significativo marco de interpretación sobre el alcance y naturaleza de las diversas reglas que entran en juego en esta materia.

Fuente: Clarín

,

Renunció un funcionario clave del Ministerio de Justicia

Se trata de Juan Félix Marteau, titular de la Coordinación Nacional Para el Combate de Lavado de Activos y el Terrorismo.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, recibió hoy la carta de renuncia de un funcionario clave de su cartera. El titular de la Coordinación Nacional Para el Combate de Lavado de Activos y el Terrorismo, Juan Félix Marteau, confirmó hoy que se apartará de su cargo para continuar con su actividad privada en su estudio jurídico, si bien buscará colaborar con la cartera de forma “externa”.

La noticia llegó en horas agitadas para Garavano: esta mañana protagonizó una reunión con los abogados de Odebrecht y tiene las valijas esperándolo para iniciar un viaje a los Estados Unidos. Allí buscará aceitar los vínculos con funcionarios norteamericanos para obtener datos del Lava Jato.

Marteau se dedicó a poner en funcionamiento una coordinación para generar políticas de prevención del lavado de dinero, una dependencia que se volvió clave luego de que la Unidad de Información Financiera (UIF) pasará de la órbita del Ministerio de Justicia a la cartera de Finanzas.

Una de las acciones más importantes que desarrolló en su paso por la función pública fue la firma de un convenio con la Corte Suprema para que el Ministerio de Justicia comparta un importante cúmulo de datos con la oficina dedicada a las escuchas telefónicas legales (la ex Ojota) para agilizar las investigaciones judiciales. También la creación, junto a un grupo de jueces y fiscales, de un protocolo de actuación para los casos de delitos económicos.

Pero el paso de Marteau por el ministerio no estuvo plagado de rosas. El funcionario vivió un cortocircuito cuando la Oficina Anticorrupción le abrió un expediente por presunto conflicto de intereses cuando se conoció que su estudio de abogados ofreció asesoramiento a sus clientes para ingresar al blanqueo.

El organismo de control le comunicó al funcionario que la mención de su nombre en la página web de su estudio jurídico “genera confusión respecto de la separación entre los roles públicos y privados”. Marteau se defendió de la acusación con un escrito judicial. Es que en paralelo había sido denunciado por el kirchnerismo en Comodoro Py, pero el juez federal Claudio Bonadio rápidamente descartó la existencia de un delito. Ese dictamen fue presentado también ante la Oficina Anticorrupción con el objetivo de saldar el conflicto.

En diálogo con LA NACIÓN, Marteau explicó: “Cumplí con mi etapa de crear de cero una coordinación y poner los programas en funcionamiento. Estoy muy agradecido con Garavano pero me voy para continuar con mis responsabilidades profesionales”.

En su carta de renuncia, Marteau adujo motivos “profesionales y personales” y envió su agradecimiento al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Fuente: La Nación